Ideario

Nuestro estilo educativo agustiniano queda resumido en el documento "Caracter propio" que les invitamos a conocer:

ecovercaracterpropio

 

 

IDENTIDAD DE UN CENTRO EDUCATIVO AGUSTINIANO

Las dos dimensiones del hombre agustiniano, en relación dialéctica, de complementariedad, son:

  • PERSONAL: En INQUIETA BÚSQUEDA de la VERDAD por el camino de la INTERIORIDAD para llegar a la TRANSCENDENCIA.
  • COMUNITARIA: Que se concreta progresiva-mente en FRATERNIDAD-AMOR-CARIDAD.

Así pues, el Centro agustiniano se caracteriza por:

  • Un progresivo aprendizaje que conduce al conocimiento siempre creciente de toda la realidad, especialmente del hombre y de Dios.
  • Una sincera y noble apertura a todos los hombres para construir una sociedad más fraterna y solidaria
  • Las dos dimensiones del hombre agustiniano presu-ponen las siguientes actitudes :
  • Capacidad de diálogo y aceptación mutua en un ambiente libre y liberador de la persona.
  • Voluntad de adaptación a los tiempos y de sensibilidad a los problemas de los demás.
  • Clima de cercanía y amistad, que favorece el respeto a la persona en su ámbito concreto, abierta siempre a lo comunitario.
  • Vida de fe en Cristo, con el que se vive una singular historia de amistad.
  • Testimonio de la propia vida como base de toda pedagogía humana y cristiana.

 "En la escuela agustiniana se enseña por amor a los demás y se aprende por amor a la verdad". (San Agustín)

 

LA ESCUELA AGUSTINIANA

Criterios Pedagógicos

  1. Estimular una pedagogía activa, donde el alumno se sienta y sea el protagonista de su aprendizaje, favoreciendo su iniciativa y creatividad.
  2. Orientar a los alumnos en su trabajo formativo de acuerdo con los siguientes principios:
  • La situación real del alumno y su entorno familiar y social como punto de partida.
  • Las posibilidades de su crecimiento y maduración.
  • El interés por el trabajo individual.
  • La capacidad intelectual que le dé acceso al saber y al mundo del trabajo.
  • La dimensión social del proceso educa-tivo: trabajo en grupo, cooperación, soli-daridad.
  • El ofrecimiento de unos servicios técni-cos adecuados para su orientación voca-cional y profesional.
  • Proyectar nuestra educación más allá de la actividad académica.
  • Formación para el tiempo libre, mediante actividades culturales, deportivas y re-creativas.
  • Promoción de grupos y asociaciones en los que se ofrecen propuestas a inquie-tudes religiosas, sociales y culturales.
  • Influencia en la expresión cultural y social del entorno.
  • Acercar a los alumnos a la tecnología actual, como un recurso más al servicio de la formación personal y de cons-trucción de la sociedad.
  • Concretar en el Proyecto Educativo una metodología didáctica abierta, flexible y actualizada, que garantice nuestros prin-cipios pedagógicos.
  • Verificar y evaluar el nivel de la calidad de enseñanza y la adecuación de nuestra pedagogía a las necesidades de los alumnos.

 

Comunidad Educativa

  • La Entidad Titular, los alumnos, los Padres, los  Profesores y el Personal no docente constituyen la Comunidad Educativa.
  • Aspiramos a que la Comunidad educativa llegue a constituirse en auténtica comunidad cristiana, que se caracteriza por una responsabilidad activa en la opción por un proyecto de hombre según el Evangelio y según nuestra identidad agustiniana responsablemente en los órganos colegiados que se establezcan.
  • Cuidamos con esmero las relaciones interpersonales entre comunidad religiosa, familia, profesores, alumnos y personal no docente, como medio básico para la eficacia de nuestra labor educativa.

 

La Entidad Titular

  • Establece la identidad del Centro y garantiza los principios que definen el tipo de educación que se ofrece y los criterios de actuación que permiten que éste se realice.
  • Promueve la acción educativa global del Centro, asume su responsabilidad última ante la sociedad y favorece un clima de participación escolar que posibilite la colaboración y la corresponsabilidad.
  • Vela por la armonía entre los diferentes estamentos y órganos de gobierno, estimula la coherencia y la calidad de la educación en un clima de libertad responsable.
  • Asume aquellos derechos y deberes que dimanan de las relaciones contractuales con el personal y la Administración.

 

Los Alumnos

  • Son los verdaderos protagonistas de su propia educación y participan, gradual y responsablemente, en el desarrollo y crecimiento de la comunidad Edu-cativa.
  • Tienen derecho a que la actividad escolar les ofrezca ocasiones de crecer y madurar en todos los aspectos de su personalidad.
  • Se solidarizan con los ideales, el estudio y el Proyecto educativo e intervienen individual, colectiva y asocia-tivamente en la vida escolar según su capacidad,asumiendo sus derechos y obligaciones.

 

Los Padres de Alumnos

  • Son los primeros educadores de sus hijos y participan en el Centro activamente, facilitando y asegurando la educación integral de los mismos.
  • Contribuyen a mantener y actualizar el tipo de edu-cación que han elegido, y que el colegio les ofrece.
  • Las Asociaciones de Padres de alumnos de nuestros centros promueven, dentro de su competencia, la participación de los padres y orientan sus esfuerzos en la defensa del tipo de escuela que han elegido.

 

Los Profesores

Son parte fundamental de la Comunidad Educativa.  Se responsabilizan de un modo directo de promover y animar:

  • La acción educativa global del Centro en coherencia  con el Carácter Propio.
  • La participación a través de los órganos uniper-sonales y colegiados de los que forman parte.
  • Colaboran coordinadamente con los demás miem-bros de la Comunidad Educativa.
  • Se actualizan mediante una formación permanente para lograr la educación integral de los alumnos.

 

Personal no Docente

  • La estructura y el funcionamiento del Centro requie-ren la colaboración de otros miembros que no están directamente relacionados con la enseñanza.
  • El personal de administración y servicios contribuye a la buena marcha de la Comunidad Educativa y aporta su colaboración tanto a la entidad como a los demás miembros del Centro.
  • Participan en los órganos colegiados del Centro y son correlativamente responsables en la acción educativa global.

 

Nuestro modo de gestión es un modelo PARTICIPATIVO

  • Participación activa, coordinada y corresponsable de las diversas personas y grupos que constituyen la Comunidad educativa, fundamental para lograr la formación de los alumnos.
  • Participación abierta a la iniciativa de todos los educadores con sus ilusiones y energías al servicio de la labor educativa global del colegio.
  • Participación  que  se   rige   por criterios de coheren-cia  con el Ideario y Proyecto educativo, represen-tatividad, corresponsabilidad y subsidiariedad.
  • Los ámbitos y niveles de la participación de cada Estamento de la Comunidad Educativa se precisan en el Reglamento de régimen interior.
  • El Consejo Escolar, en los niveles sostenidos con fondos públicos, es el órgano de la intervención de los distintos estamentos de la Comunidad educativa en la gestión del Centro.

 

Los criterios básicos de gestión son

  • Competencia, disponibilidad, coherencia y capacidad de compromiso de todos sus miembros.
  • Primacía de los intereses comunes de la Comunidad Educativa.
  • Necesidades formativas del alumno y calidad de enseñanza como motivos prioritarios, que dan sentido a propuestas y decisiones.
  • Diálogo, comprensión y respeto, como caminos de interrelación.


"Procura que tu búsqueda sea tal que puedas estar seguro  de encontrar la verdad y que tu encuentro con la verdad sea tal  que  puedas  seguir buscándola". (San Agustín)

 

EL ALUMNO AGUSTINIANO ES:

  • Inquieto: “Nada está perdido mientras haya ilusión por encontrarlo”(La música 6,23). “Mientras haya ganas de luchar, hay esperanza de vencer” (Sermón 154,8).
  • Interiorizado y reflexivo: “No te desparrames. Concéntrate en tu intimidad. La verdad reside en el hombre interior” (La verdadera religión 39,72). –“Un corazón desorientado es una fábrica de fantasmas” (Comentario a los salmos 80, 14).
  • Humilde y receptivo: “Estamos llamados a cosas grandes. Recibamos de buen grado las cosas pequeñas y seremos grandes” (Sermón 117, 10, 17).
  • Libre y responsable: “Nadie hace bien lo que hace a la fuerza, aunque sea bueno lo que hace” (Confesiones 1, 12, 19)   - “Sé grande en las cosas grandes, pero no seas pequeño en las pequeñas” (Sermón 213, 1).
  • Ordenado en sus amores: “Pon amor en las cosas que haces y las cosas tendrán sentido. Retírales el amor y se quedarán vacías” (Sermón 138,2).
  • Humano y comprensivo: “Ama a los seres humanos, pero combate sus errores. Enséñales la verdad, pero sin orgullo. Lucha con ellos por la verdad, pero sin resentimientos” (Réplica a las cartas de Petiliano 1, 29, 31).  – “Estudia ‘Huma-nidades’. ¿Para qué? Para ser más ‘humano’; es decir, un hombre digno en medio de los hombres” (La doctrina cristiana 11, 12).
  • Equilibrado y moderado: “No es más feliz quien más tiene, sino quien menos necesita” (Regla de los siervos de Dios)
  • Sincero y transparente: “La conciencia y el buen nombre son dos aspec-tos de la veracidad. La conciencia mira hacia dentro; el buen nombre, hacia fuera” (Sermón 355, 1)
  • Atento y disponible: “Haz lo que puedas. Dios no te pide más” (Sermón 128, 10, 12)
  • Esforzado y estudioso: “Dios no condena a quien no puede hacer lo que quiere, sino a quien no quiere hacer lo que puede” (Sermón 54,2)
  • Amigable y comunitario: “Necesitamos de los demás para ser nosotros mismos” (Comentarios a los salmos 125, 13)
  • Abierto a la trascendencia: “La búsqueda de Dios es la búsqueda de la felicidad. El encuentro con Dios es la felicidad misma” (Las costumbres de la Iglesia católica 11, 18)de la Iglesia católica 11, 18)